miércoles, 8 de junio de 2022

La isla del tesoro - Robert Louis Stevenson (Parte 2)

 

Libro 3:
Capítulo 1: 
La aventura de Jim comienza cuando por fin llegan a la isla, donde describe con minuciosidad el entorno, pero también, conocen las verdaderas intenciones de los que buscan amotinarse, especialmente de John Silver y debido a esto, Jim tiene la misión de "espiarlo" y conocer realmente al hombre (pirata) que es.

Capítulo 2:
Con un grupo que iba a tierra, Jim resuelve ir y conocer la isla, sabiendo que Silver y sus compinches iban en otro bote y al llegar cuando se adelantaron, el grumete se bajó antes que nadie para perderse entre los matorrales, ante los gritos de Silver para detenerlo y a los que él no hizo caso. Jim describe todo el entorno que observa como también algo que jamás imaginó; el asesinato de uno de los hombres (Tom) a manos del mismo Silver. Ahora no le cabe la menor duda de quién es en realidad Silver y temiéndole más, huye de él. No obstante, en su huida conocerá a alguien más.

Capítulo 3:
El misterioso ser con el que Jim se topó, es otro hombre que abandonado en esa isla hacía tres años, más parecía bestia que humano. Se trata de Ben Gunn, un pirata de la tripulación del capitán Flint y compañero de Silver en esa época, por lo que él, al conocer a Jim y quién es, busca una alianza con los suyos, para salir también de esa isla.

Libro 4: 
Los primeros tres capítulos son narración del doctor Livesey luego de de la ida de Jim a tierra y la odisea de los buenos al dejar la Hispaniola y desembarcar a tierra en busca del fortín que perteneció al capitán Flint, por lo que, dividiéndose los bandos, luego de algunos ataques, Silver y sus secuaces se adueñan del barco, aventajándoles en número. 

Capítulo 4:
Jim vuelve a narrar en primera persona y logra unirse con los suyos llegando al fortín, luego de separarse de Ben Gunn y le cuenta sus peripecias a sus amigos, sabiendo todos quién es el traidor de Silver y debatiendo como enfrentarlo.

Capítulo 5:
Silver intenta negociar con las autoridades del barco, pero es en vano. Entre la gente de bien que sirven a la corona y piratas no hay tregua y el capitán Smollett da un ultimátum al cocinero de a bordo y es así como la guerra está declarada.

Capítulo 6:
El ataque entre piratas y civiles llega sin tardanza, los esbirros de Silver intentan sitiar a los ocupantes del fortín, quienes se defienden con la misma fiereza, habiendo entre la lluvia de balas, bajas en ambas partes. Sin embargo, los del fortín resisten y logran repeler a los enemigos que al final huyen, pero esta acción es sólo una pequeña victoria y el comienzo de la verdadera guerra.

Libro 5:
Capítulo 1: 
Luego de la escaramuza entre civiles y piratas y viendo Jim que el doctor se arma y sale del fortín, según él a buscar a Ben, el grumete decide emprender una acción aún más arriesgada que la anterior, "una segunda  locura mucho peor que la primera" y sin hacer caso de su imprudencia y haciéndose de una ración de galletas, sabiendo que en el fortín él servirá de poco, aprovechando la distracción de los demás ocupantes, sale también en busca de algo que Ben le había dicho y encaminándose hacia el lugar, deja el fortín, siguiendo el rumbo que Ben le indicó. Sabe que lo que hará es todavía más peligroso, pero se arriesgará.

Capítulo 2: 
Convencido de que su plan tendrá éxito y siguiendo el camino que Ben le trazó, Jim corrobora que lo dicho por el pirata era verdad y encontrando el bote se siente esperanzado y afianza su plan; esperar la noche y llegar hasta la Hispaniola, su idea era cortar las amarras y que el barco quedara a la deriva.

Capítulo 3: 
Teniendo éxito gracias a su ingenio, al favor de la naturaleza que le benefició y a una tripulación ebria, logra su cometido, lo que no contaba era con que tanto el barco como el bote se mostrarían indomables por las olas y no pudiendo hacer más, es vencido por el cansancio ante el temor por morir. Al amanecer el asunto no cambia, tanto bote como barco se pasean a la deriva y desesperado por la sed, no pudiendo volver a tierra, decide seguir al barco y alcanzarlo, no tiene idea de cómo encontrará a sus ocupantes y si seguirán borrachos o con resaca, lo que necesita es agua antes de perder el control de sí mismo y es su sentido de supervivencia lo que le da el valor. De pronto aprovecha el oleaje para saltar al barco, al mismo tiempo que el bote de Ben Gunn se hunde, así es como Jim se da cuenta que está de nuevo en la Hispaniola y con los enemigos a bordo, huir de ellos le será imposible.

Continuará...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Me gustaría saber tu opinión, gracias por visitarme.